Bahía de las Águilas: Lo que el gobierno me hizo

Al final de uno de los días más desoladores que esta generación dominicana ha vivido comienzo esta publicación. Sin saber siquiera si lograré expresar mi desconsuelo en su justa medida; si mis palabras abarcarán en toda su dimensión la barbarie que hemos vivido hoy.

Hoy nos robaron Bahía de las Águilas. Hoy nuestro cobarde e infame presidente Danilo Medina tomó la decisión de legitimar derechos fraudulentamente adquiridos sobre terrenos de un Parque Nacional. Hoy nuestro escurridizo presidente Danilo Medina puso los intereses de unos pocos individuos por encima de los intereses del pueblo dominicano. Puso el bolsillo primero que la preservación del medio ambiente. Y para rematar, nuestro subrepticio presidente no dio la cara, como ya nos ha acostumbrado en sus escasos 6 meses de gobierno.

Quisiera hacer hincapié, aunque me repita, en que Danilo Medina decidió hoy en favor de un grupo de usurpadores que no tienen NINGÚN derecho sobre Bahía de las Águilas, como no puede ningún particular tener derechos sobre terrenos del Estado. Y aunque hubiera obrado para proteger los supuestos derechos adquiridos por terceros de buena fe, les recuerdo que estos derechos no son tales, pues se sustentan en un fraude de tierras. Esos terceros de buena fe debían vérselas con los estafadores y no recibir ni un milímetro de nuestro Parque Nacional. Eso no es justicia. Eso es robo. A nosotros, a los ciudadanos, al medio ambiente.

El colmo del teatro montado por la administración central fue el desfile de funcionarios que defendían la decisión, incluyendo el Ministro de Turismo, el Ministro de Medio Ambiente y el Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo. (A éste último, mi profesor universitario, aprovecho para decirle que no me queda ni una onza de respeto hacia su persona. A partir de hoy lo coloco en la misma canasta que al resto).

Como si el desfile no fuera suficiente, los argumentos de dicha rueda de prensa no pueden catalogarse de otra forma que no sea ultrajantes. Sí, señores, yo me siento ultrajada. Resulta que la decisión, según nuestros chicos del Politburó, fue no menos que salomónica, ya que era la única salida a un caso que ya tenía 16 años en la justicia, y que según ellos podría demorarse hasta 40. Que era necesario buscar una salida inmediata, pues la zona se merece desarrollarse.

Aquí es que viene la parte en la que necesito ejercer todo mi autocontrol para no responder desde mis instintos animales más bajos (bueno, como hace uno cuando tiene que defenderse de un ultraje): Fíjense todo lo que subyace detrás de estos argumentos. No solamente con sus hechos el Poder Ejecutivo lanza un golpe al derecho a la propiedad, un derecho fundamental, para más señas, constitucionalmente protegido, al validar títulos fraudulentos (dejándonos a todos preguntándonos qué será de las cosas que poseemos si algún corrupto se antoja de ellas, o dándole ideas a sus compañeros sobre nuevas formas de adquirir propiedades ajenas, es decir robar, y ser validados por el propio presidente). No, no se queda ahí la cosa. Además, el Poder Ejecutivo, encabezado por Danilo Medina y validado por ese grupúsculo asqueroso, se jacta de haber resuelto algo que “había que resolver” porque el Poder Judicial no lo hizo en 16 años. ¿Seguri-qué jurídica? ¿Eso con qué se come?

Sí señores, la última de esta dictadura constitucional encabezada por una asociación de malhechores (y como ven, ya perdí la compostura), llegó al extremo del cinismo al decirnos sin cortapisas que tienen la potestad, desde el gobierno central, de interferir en otro poder del Estado. Es que nos han dejado bien claro que quienes mandan son ellos y sólo ellos, y que ya ni las apariencias se preocupan en guardar.

Yo me siento personalmente ultrajada, estuprada, violada por esta coalición de funcionarios. Considero que esto ya sobrepasó absolutamente todos los límites tolerables. Me consuela ver que no soy la única con esta reacción. Sin embargo, es insultante, ofensivo, lacerante, que ante un fraude probado incluso ante los tribunales, un caso que la justicia no falló porque el mismo Estado entorpecía una audiencia tras otra el proceso, pretendan legitimar ante la opinión pública una actuación francamente ilegal e inconstitucional.

Si yo ya era crítica y me había declarado en oposición a este régimen, hoy que me robaron un pedazo de mi Parque Nacional me declaro formalmente víctima de las arbitrariedades de la administración de Danilo Medina; soy víctima de robo con premeditación y cohecho, agravado por coalición de funcionarios, prevaricación y estafa.

YO BEATRIZ FERRER SOY VICTIMA DEL GOBIERNO DE DANILO MEDINA.