Y quién carajo es “el Querido”?

Ese funcionarito de tres al cuarto que hoy aparece en un video exhibiendo todo lo que nos repugna de nuestros políticos se hace llamar “El Querido”. Como si la mera existencia de este personaje no fuera lo suficientemente absurda con lo poco que sabemos de él en sus apariciones en las redes sociales “asqueroseando” a un AMET, el colmo de la ridiculez es la página web que anuncia su cuenta de Twitter: elquerido.com – para servirles.

El tipo tiene nombre. Se llama Alfonso Crisóstomo y es viceministro de Industria y Comercio, según él, porque su nombre no figura en la nómina de ese ministerio actualizada a agosto de 2015. Curioso, pues él se vende en su cuenta de Twitter como viceministro. O cobra por la izquierda por un trabajo que no hace, o está engañando a la gente. Recordemos que estamos hablando de un señor que fue Diputado en el Congreso Nacional durante el período 2006-2010, según registra la Cámara de Diputados. Que de alguna forma o de otra este tipo, que fue representante de su pueblo ante el Congreso, está mintiendo respecto a su actual posición. Pero eso no debe sorprender a nadie que ya haya visto la pataleta del Querido con los AMET, porque en ese video dice que es diputado, cuando hace ya 5 años que no lo es.

Lo que sí es El Querido es peledeísta. Según él (porque yo ya cuando este hombrecito arranca a tirar credenciales le hago poco caso) es Secretario Jurídico del PLD y miembro del Comité Central. Un compañerito en toda regla.

Photo Sep 01, 9 37 42 PM

Creo que el último despliegue de prepotencia arribista del Querido habla por sí solo. Es que él no representa a la jerarquía peledeísta que cree ya haber comprado decencia o actúa, sólo a veces, para aparentar tenerla. Él pertenece a esos rangos medios que saben que no han llegado (aún les falta su buena cuota de marrullas) pero creen que son lo suficientemente “gente” para atropellar a los demás, y que hacer público su atropello es una muestra de sus avances dentro del cartel.

Ya adoptó algunos comportamientos imitados de sus ídolos corruptos de arriba: la amante, la prepotencia, el jefecismo… Pero la discreción no es su virtud. Se siente dueño de los AMET, de la amante a la que menciona como tal en su fétida verborrea, de algunos generales, en definitiva de ese mundo del que él se cree amo y señor.

El Querido es tan mediocre, tan patán y tan resentido que detalla sus entregas de funditas en su “Mercedes Benz”. Porque sólo un resentido necesita pregonar ambas cosas.

El Querido es tan machista que da el nombre de su amante ante la cámara, a la que se refiere como “una segunda base, como la tiene el 80% de ustedes”. Porque sólo un machista considera aceptable referirse así en televisión nacional de las mujeres.

El Querido es tan tonto que relata cómo ese general a quien él llamó a reclamar le debía un favor porque él le había ayudado a prevenir que lo trasladaran en el pasado, algo conocido en derecho penal como “tráfico de influencias”.

El Querido es tan soberbio que declara que los peledeístas deben ostentar un poder avasallante como lo hicieron los reformistas durante la hegemonía de su autocracia disfrazada de democracia, que les permita estar por encima de cualquier agente. Para ilustrar su argumento, el Querido es tan arrogante que recuerda que los perredeístas daban galletas a cualquier agente, y lo hace con ojos melancólicos, añorando épocas doradas. Lo evoca como sustento de su derecho de superioridad y atropello como miembro del partido en el poder.

El Querido es tan soez que explica que sólo anda con vidrios ahumados cuando anda haciendo “bellaquerías”. Porque un macho que se respete hace bellaquerías, OK?

Si algo hay que reconocerle al Querido es su sinceridad, poniendo a la vista de todos la podredumbre que es nuestra clase gobernante. Los niveles de degradación que ha impulsado con renovado vigor el partido gobernante, reforzando una cultura machista, en la que para llegar no basta simplemente con demostrar ser el perro más fiel, al día con la captación de fondos mal habidos para inflar las arcas del cartel, sino que el paquete completo debe incluir una serie de elementos indispensables.

Porque en la sociedad del espectáculo la apariencia se convierte en lo real. Las aspiraciones de los funcionarios mediocres como éste se manifiestan en los elementos de ese paquete que va acumulando: el carro de lujo, la querida, el militar sobornado, la casa-bizcocho, el restaurante prohibitivo para la mayoría de los dominicanos, etc. Escalar en el escalafón de esa asociación de malhechores significa simplemente incrementar el número de objetos: dos o más carros, dos o más queridas, y así.

No puedo evitar pensar en las fotografías de las promotoras que contrató el PLD para su acto de este fin de semana, vestidas en trajes de buzo azules exhibiendo su figura, en un desfile homogéneo de curvas, extensiones y escote, para deleite de los dirigentes peledeístas y de los asistentes. Porque ellas y el Querido forman parte del paquete asqueroso y denigrante que promueve el PLD como “progreso”

Ellas son objetos promocionales, que sirven para exhibir en actos políticos, y luego sirven como “segunda base” como claramente expresa El Querido. La mujer como un objeto más que se colecciona en función del “progreso” dentro de esa estructura de corrupción, impunidad y machismo.

El Querido se muestra ofendido por el maltrato recibido en las redes y el trato que le dieron los AMET, porque no concibe ser un ciudadano sujeto al respeto de las leyes, como todos nosotros. Porque no concibe esa afrenta contra su vehículo (que no contra la querida, que es un objeto más). No concibe que un general haya osado no tomarle la llamada. No concibe tanto oprobio contra él, un ser tan generoso que reparte juguitos a los pobres en su Mercedes Benz, y a veces también en su yipeta.

No se le ocurre al Querido que los ofendidos somos nosotros, con su arrogancia, su machismo, su bajeza, su resentimiento y su ausencia absoluta de educación. Que él ha agregado a su record de agraviados (que hasta el momento se limitaba a los agentes), a las mujeres a quienes reduce a mercancía, pero más aún, a todos y cada uno de los dominicanos que pagamos impuestos para que se le cubra su sospechoso sueldo, y que no nos da la maldita gana de continuar teniendo ese tipo de empleados.

Quién carajo es el Querido, quién lo contrató, y por qué todavía tiene trabajo?

Video de las declaraciones del Querido, versión corta:

El pueblo quiere circo

Desde mi última publicación han sucedido cantidad de cosas en el país que me han puesto difícil la elección de un tema a desarrollar. Como buen circo, hemos presenciado actos malabares, fieras “domadas”, trucos de prestidigitación, pepinos especiales, entre otros. Nada nuevo, por supuesto, son los mismos viejos trucos que se han convertido en clásicos, y que tienen la virtud de continuar divirtiendo y distrayendo al pueblo.

El primer acto de entretenimiento, para el cual teníamos asiento preferencial, fue el discurso del presidente Danilo Medina, y particularmente la parte relativa a la Barrick Gold. Hasta ese momento no habíamos escuchado palabras tan contundentes de la boca del mandatario, y por un momento hasta nos sentimos orgullosos de que se pusiera los pantalones y defendiera el patrimonio que el megalómano casi regaló, con la anuencia de las morsas. Sí, señores, es que el show incluyó morsas que aplaudían efusivamente a pesar de haber sido ellas las que firmaron un contrato doloso que aparte de ser financieramente lesivo al país, compromete potencialmente la vida de cientos de miles de dominicanos. El tema de la megaminería con cianuro y la actitud irresponsable y oscurantista de Barrick Gold es material extenso para otra publicación. Pero veo necesario anotar que la seguridad jurídica en ningún caso puede esgrimirse para justificar el dolo en un contrato, el cual es un vicio de consentimiento y hace al mismo susceptible de nulidad, y que la vida y la salud de los/as dominicanos/as va primero que cualquier principio contractual en el derecho internacional.  En segundo lugar, las morsas aplaudidoras son cómplices de este dolo, pues siendo responsables de velar por los intereses del pueblo dominicano aprobaron dicho contrato siguiendo las directrices de su jefe Leonel Fernández, vayan ustedes a saber a cambio de qué, quizás simplemente de caer en gracia con el faraón.

En ese sentido, debemos en todo momento recordar que peor demonio que la Barrick son esas morsas, que fueron quienes aprobaron el contrato en sus condiciones actuales. Y miren que decir que son peor que la Barrick ya es mucho. Es pues necesario que estas morsas se presenten en un próximo acto, en el cual esperamos sea establecida su responsabilidad y complicidad en esta suciedad.

La segunda presentación del circo fue el conflicto de la Asociación Dominicana de Profesores con el Ministerio de Educación, basado en el reclamo de la primera de un aumento de sueldo. Por supuesto, la gran prestidigitadora, doña Ministra Sinvergüenza, en un principio cerró las puertas a las negociaciones, a pesar de que apenas inaugurada en su cargo se casi duplicó el suyo, de RD$185,000 a RD$300,000. Es talentosa la doña, ya que realizó esta “hazaña” en medio de una política de austeridad y ha logrado salir prácticamente ilesa del escarnio público, y por supuesto sin reprimendas por parte del presidente. Recordemos que el sueldo base de los/as maestros/as no llega a los RD$9,000; así que mientras la doña sinvergüenza hace fiesta con el 4% subiéndose su sueldo, pretende mantener a las maestras en la miseria, a pesar de ser mucho más merecedoras que ella de disfrutar de un sueldo digno, por la honorabilidad del rol que desempeñan en la sociedad. Este acto ha venido acompañado de una sucia campaña mediática, tendiente por un lado a denigrar a las maestras, y por el otro a exagerar el peso presupuestario que tendría dicho aumento para el Ministerio. Además, el Ministerio argumenta que dicho aumento debe estar sujeto a una evaluación de los/as docentes; evaluación que el mismo Ministerio incumple, pues la última se realizó en 2008 a petición precisamente de los/as docentes. Creemos en una reforma integral del sistema educativo, creemos en la capacitación y evaluación de los/as maestros/as, pero creemos que por sobre todas las cosas, las personas que educan a nuestros hijos deben ser reconocidas por la sociedad, en primer lugar con una remuneración justa que les permita disfrutar de una vida digna, y en segundo lugar con la cobertura de los servicios básicos de salud y seguridad social. Por lo tanto este truco fue sencillamente de mal gusto, y recomendamos sea eliminado de la función.

El intermedio consistió en un hermoso acto de doble moral, con la DNCD incautando una yipeta perteneciente a la presentadora Angie Agramonte, en la cual se encontraron US$300,000 vinculados al narcotráfico. La DNCD en un gesto precioso de protección de la honra de la presentadora se negó a publicar su nombre, ya que determinó que no estaba ligada a la red que estaban investigando, sin importar que dicha omisión manchara la reputación de otras presentadoras que ya estaban sonando. Al final, debido a la opinión pública generada y a las declaraciones del Procurador, la DNCD, cual desenlace de un culebrón colombiano (chiste fácil), dio a conocer el nombre. Muchos se preguntaron a quién estará ligada sentimentalmente la presentadora para que con ella se hiciera una excepción en un caso de narcotráfico, pues cuando agarraron a Martha Heredia tratando de sacar heroína no dudaron en hacerlo público. En definitiva este lapso sirvió para desviar por un momento la atención de cosas más importantes, y generar un clima de suspenso, siempre deseado en el circo.

Luego de este jugoso intermedio llegamos al tercer acto, el de equilibrio sobre la cuerda tensa. Sí, resulta que la Policía Nacional ha estado incursionando en este arte, aunque realmente aún debe perfeccionarlo. Intentando balancearse entre ser una institución defensora de los derechos de los ciudadanos y ser una institución represiva, todavía pierde el equilibrio hacia este último lado. Ante un grupo de manifestantes pacíficos que hacían una vigilia frente a la JCE (reclamando la restitución de sus documentos, administrativa y arbitrariamente negados por ser de ascendencia haitiana), se aparecieron en actitud intimidatoria, les detuvieron y les llevaron al destacamento. ¿El motivo de la detención? Ellos dicen que el grupo estaba montando una casucha, aunque las fotos lo desmienten. Recordemos que cuando dispersaron al grupo que se apostó frente al PNUD alegaron que se estaban instalando estufas. Pero ante la reacción inmediata de las redes sociales, y una orden directa de la fiscal del Distrito Nacional, la policía tuvo que echar para atrás la medida y liberar a los detenidos. Es decir, la población y la fiscal tuvieron que recordarle a la PN que el derecho a protestar es un derecho constitucionalmente protegido, y de nuevo ayudarles a repasar cuál es su rol. No creo yo que hayan aprendido nada, pero bueno, quizás si lo siguen intentando algún día logren cruzar de un extremo a otro de la cuerda. Interesante fue que todo esto sucedió en vísperas de una audiencia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el caso de la negación de documentación. Es decir que hubo una conexión perfectamente ejecutada entre un acto y otro. Y fue precisamente en esta audiencia, que fue el acto de los payasos, en la que pudimos disfrutar del cinismo del Gobierno en todo su esplendor. Efectivamente, el Gobierno hizo despliegue de argumentos irrefutablemente absurdos y antijurídicos, que como poco incluyeron saltarse el principio constitucional y universal de la irretroactividad de las leyes. Payaso prepotente, llegó incluso a pedirle a la Corte no fijar más audiencias porque el tema está, para el Gobierno, suficientemente debatido.

Para finalizar el show, nuestro presidente se dio un paseo por Las Matas de Farfán, donde olió pepino. Este es un punto muy interesante, que merece ser estudiado. Creemos que el mensaje que nos está haciendo llegar el presidente es, en primer lugar, que el pepino es bueno y que debemos incorporarlo a nuestra dieta. También que el pepino huele bien, y en ese sentido quizás debamos comenzar a hacer popurrí. Lo que no nos queda muy claro son los efectos que produce oler pepino, y creemos que sería útil que el presidente nos los detallara, pues si él sabe algo que nosotros no, justo es lo comparta, por el bien de las y los dominicanos.

Como ven, es una presentación circense muy completa, que me ha hecho extenderme sin poder abarcar cada uno de los actos en toda su extensión. Las entradas son gratis para todas aquellas personas con cédula. Favor tener en cuenta que aquellos que no tengan cédula serán utilizados en el show. Al final de cada presentación se rifarán pepinos.

Cuál es la Diferencia?

Un elemento alentador del movimiento de protesta son las personas de generaciones anteriores que manifiestan su apoyo. Encuentro sumamente conmovedores los gestos y las palabras de aquellos que nos animan a hacer lo que su generación no hizo. Nunca perdieron la esperanza, y ahora la depositan en nosotros. Esto me demuestra que el espíritu de los dominicanos está vivo, aunque golpeado por tanto abuso.

Por otro lado están aquellos y aquellas que no ocultan su exasperación con nosotros. Que no cesan en repetirnos que esto pasará, que nos cansaremos, que es algo pasajero, que no perdamos nuestro tiempo, que las cosas no van a cambiar.

Éstos últimos, supongo yo, forman parte de los que nunca tuvieron material para hacer una diferencia.

Tratan de minimizar nuestros reclamos, nuestros logros; nos venden el discurso de que si quitamos a éstos los que vendrán serán iguales. Entienden que el conformismo debe seguir siendo el modelo de conducta a seguir, como si no hubiésemos tenido suficiente en las pasadas décadas.

Yo no quisiera entrar a reclamar a nuestros antecesores. Yo no viví la dictadura ni los 12 años. Quizás por no tener recuerdos de esa represión no tengo ese miedo metido en los huesos. Pero precisamente por eso es que mi generación está teniendo la valentía de reclamar a viva voz lo que considera justo.

Sabemos que un gobierno amenazado es capaz de cualquier cosa. Pero también somos conscientes de nuestras fortalezas. Somos una generación informada y conectada. Sabemos hacer bulla hasta que canse, sabemos investigar y documentar, sabemos argumentar (oh! catástrofe!), y sabemos discernir. Sí, nuestro núcleo es una clase media educada. Y nos lo achacan como si fuera mala cosa. Pero yo digo, enhorabuena! Luego de los sacrificios que hicieron nuestros padres para darnos una educación de calidad, se están viendo los frutos. Somos quienes aglutinaremos al pueblo. Somos quienes les daremos la fortaleza de integrarse, cuando vean que nuestros métodos pacíficos y nuestras conexiones con el mundo anulan cualquier intento de represión. Les daremos valor cuando el gobierno, de manera desatinada, recurra a paleros y nosotros sigamos nuestros reclamos con el mismo ahínco. Porque nosotros no nos dejamos intimidar por tácticas represivas de antaño; sino que las usamos en nuestro beneficio exponiéndolas al mundo.

Abrazaremos a la policía, hablaremos con ellos, les explicaremos nuestras razones y la manera en que también estamos protestando por ellos. Compartiremos el escenario de nuestras protestas con los calieses enviados por el gobierno. Seguiremos hablando por nuestros celulares intervenidos, mandando correos por nuestras cuentas intervenidas, publicando nuestros reclamos en nuestras cuentas de Twitter y Facebook hackeadas. Porque no tenemos nada que esconder.

Sabemos lo que es justo, y eso exigimos. Y no nos importa si las estructuras son tan arcaicas que se resisten al cambio. Tendrán que cambiar, porque no nos conformamos con menos. Estamos haciendo lo que nuestros padres y madres debieron hacer, pero no pudieron. Esta nación debió encaminarse hacia una democracia en desarrollo hace mucho.

Nosotros, en lugar de conformarnos con un sistema que nos exprime, agradecemos a nuestros progenitores habernos brindado las oportunidades que nos permiten hoy tener el valor y los medios para luchar por un mejor país: ÉSA es la diferencia.

En qué mundo viven?

No soy psicóloga ni psiquiatra, ni pretendo serlo. Pero no deja de causarme curiosidad la psiquis de la élite gobernante, con el ex presidente Leonel Fernández a la cabeza. Lo digo sin sarcasmo. Me gustaría comprender ese trastorno que sale a flote cuando personas con serias carencias de índole afectivo, con enormes inseguridades, llegan a una posición de poder.

Ya en este punto, con poco más de dos meses de protestas a causa del déficit fiscal provocado por el manejo poco transparente de la cosa pública, este anillo no ha cesado de asombrarme con sus desatinos. Me pregunto si han perdido el norte de tal manera que ya les es imposible pensar con claridad. Mucho se ha dicho sobre el blindaje que se han construido, el cual incluye un Poder Judicial nombrado a dedo, el control absoluto del Congreso, y la compra de casi todos los megáfonos tradicionales en inventario en el país. No podemos tampoco dejar de lado el clientelismo hiperbólico, que ha hecho de un gran porcentaje de la población empleados superfluos o beneficiarios no meritorios de la maquinaria estatal.

Es normal suponer que una persona que se encuentre dentro de las altas jerarquías de ese círculo se sienta todopoderosa. Es que no es para menos. Pongamos el caso de un bodeguero que humildemente incursionó en la política, y en algún momento (y por supuesto apadrinado) se le presentó la oportunidad de sobreevaluar obras, con lo cual comenzó a amasar una inmensa fortuna. A pesar de las denuncias públicas y la demanda popular de que el bodeguero fuera llevado a la justicia, éste logra un curul en el Senado. Ahora sí es intocable, con su inmunidad parlamentaria salvaguardada por sus congéneres. Reflexionemos: Cómo podría esta persona no sentirse invencible?

Tenemos que entender, desde el punto de vista de ellos, que realmente se creen y se sienten superiores al pueblo dominicano. Y ésa es su perdición. Porque en esa megalomanía que exhibe Leonel, que lo lleva a insultarnos en un discurso patético, a promoverse como ser supremo en los escenarios nacionales e internacionales, a dejar bien claro quién manda en este país; en esa megalomanía se esconden sus peores inseguridades… Las del muchacho de Villa Juana que quería ser pero no era, pero que luego logró ser, y cuando logró ser quiso demostrarle a todos que ya era, y que era más de lo que podría haber imaginado, pues era nada más y nada menos que, en su mente, el dueño absoluto de la República Dominicana.

Y sólo así pueden comprenderse sus reacciones ante la afrenta de estos malagradecidos que hoy protestan. Porque le debemos estar agradecidos. Y por si quedaba alguna duda de que nuestro propósito principal es la gratitud hacia Leonel, él se encargó de darnos una lección, desfilando ante nuestras narices un conjunto de beneficiarios, asalariados o deudores, para enseñarnos cómo debe ser nuestra conducta hacia tan encomiable figura.

Vean ustedes, si se ponen en sus zapatos (cosa harto difícil) lo comprenderán. A él y a su grupúsculo. Y al hacerlo podrán ver que debido a esa burbuja de poder absoluto ellos simplemente no pueden comprender nuestros reclamos, ni las necesidades de un país que ellos quebraron, ni mucho menos encajar las críticas que les hacemos. Al no podernos comprender no nos saben combatir. No tiene nada que ver con el uso de redes sociales, ni con el segmento que protesta, es simplemente el comportamiento típico de la cúpula de una autocracia. Y saben lo que les termina pasando a las autocracias?