Cuando el “Bullying” lo provoca una figura pública

Hay gente que dice que por qué esto es noticia, o que culpan a la menor o sus padres por dejarla usar las redes sociales o por haber provocado el incidente. Yo por el contrario estoy hecha una furia. Quienes hemos trabajado por años en derechos de la niñez sabemos que lo que la Materialista ha hecho tiene un nombre: bullying. Y esto sí es noticia y sí amerita ser discutido, porque el deber de educar a los niños lo tienen sus padres o tutores, y no una figura pública a través de la ridiculización.

En este país no se le da la importancia debida al bullying, un fenómeno GRAVE, que puede llegar a extremos como provocar suicidios.

Es sumamente serio que la autodenominada “reina urbana” exhiba este comportamiento y no pague las consecuencias. No sólo publicó en su cuenta de Instagram la foto de la menor sin taparle la cara, sino que le puso al lado una foto de ella misma con un comentario en el que decía que la menor la llamó horrible. Esto provocó que una ola de fanáticos fuera al Instagram de la niña a insultarla, llegando a cuestionar por qué está viva.

Quién es el adulto aquí? La Materialista no puede escudarse detrás del argumento de que ella tan sólo repitió lo que la niña dijo, porque siendo una figura pública exitosa y con miles de seguidores lo que hizo fue incitar al acoso de la niña. Tampoco podemos como sociedad vivir de la excusa de que “fue relajando”, “fue sin querer”, “ay pero tu te ofendes por cualquier cosa”, para tapar faltas SERIAS. El interés superior del niño establecido constitucionalmente nos obliga a los adultos a poner los derechos de los menores de edad primero que los nuestros. La Materialista no ha enmendado su error borrando la foto. Eso no basta. Debe una disculpa pública a la sociedad, debe sentar precedente y dar el ejemplo como ídolo de multitudes que es, al margen de las consecuencias legales que se pudiesen originar.

Mi parecer es que la Procuraduría de Niños, Niñas y Adolescentes debe apoderarse del caso de oficio y sentar precedente. Si el bullying es grave entre pares, imagínense que una “estrella”, “ídolo” de masas no sólo ridiculice a una niña anónima, sino que provoque que personas que esta niña no conoce la acosen verbalmente. Esto es para mí un agravante.

La Procuraduría debe tomar este caso y asegurar el bienestar psicológico de la menor con carácter de urgencia. Los niños y los adolescentes están en proceso de aprender a calcular las consecuencias de sus actos. Son vulnerables, están en formación. Recibir esta ola de insultos es sumamente peligroso para la estabilidad emocional y psicológica de una pre-adolescente como esta niña. Habiendo saltado a una fama efímera, a una esfera semi-pública, en la cual está siendo maltratada por fanáticos ignorantes y enardecidos por su estrella, la irresponsabilidad de la Materialista coloca a esta niña de repente en una realidad para la cual ella no está preparada.

Yo no cuestiono el éxito de esta artista, independientemente de que me guste o no, porque su éxito está probado con las multitudes que acuden a sus presentaciones, y por el hecho de que sus temas se pegan.

Precisamente por eso me indigno. A mí me da igual que menee sus chapas, acaso Madonna no escandalizó también al mundo en los 80 (salvando las enormes diferencias)?

Lo que NO ME DA IGUAL es que esta abusadora se valga de sus fans para arruinar a una menor que la llamó horrible. Y sí, es horrible. Su bullying la hace horrible.

Mientras Lady Gaga, Kathy Perry y otras estrellas mundiales se convierten en voceros contra el bullying; mientras el mundo condena el bullying, la “reina urbana” lo patrocina.

Lo siento, pero que la Materialista no pague las consecuencias es simplemente inaceptable.

Me despido con las palabras de una verdadera estrella:

“El bullying es para los perdedores” (Lady Gaga)

7_115

Anuncios